jueves, 30 de septiembre de 2010

Marathon de Berlín - 2010 (2)

Maratón de Berlín 2010 según Peri:
Parecía que nunca iba a llegar el día, pero llegó y además acompañado de bastante lluvia. Las previsiones ya lo avisaban pero siempre te queda algo de esperanza de que se equivoquen, pero no pudo ser. Como también era previsible, en el desayuno no me entraba nada pero ya en la cena anterior había dado cuenta de un buen plato de pasta y una jarra de cerveza tamaño alemán, así que tampoco me preocupaba demasiado.
Llegamos a la zona de la salida donde dejamos la ropa de recambio que llevábamos y ya con la ropa de “faena” nos dirigimos cada uno a nuestro cajón de salida. Está organizado por letras desde la A hasta la H, yo salgo de la G y esperando a un compañero que ha apurado algo más el tiempo, nos tenemos que colocar casi al final. Esta fue sin duda la peor parte, esperando bajo la lluvia con un plastiquito a que nos tocara salir. Pero todo llega, y allá que vamos!!!
Durante los primeros kms resulta dificilísimo avanzar al ritmo previsto por la cantidad de gente que te rodea y cualquier intento de adelantamiento, convierte esto del running en deporte de alto riesgo. No importa, energía que guardo para más adelante. Poco a poco, nos vamos soltando lo suficiente como para poder poner velocidad de crucero lo que no ocurre hasta el km 10-12 con algo ya de retraso sobre el mejor tiempo que me había propuesto de una media de 5:20. Estoy tentado de apretar para intentar compensarlo porque me encuentro bien, pero como soy un poco timorato, opto por mantener el ritmo. No importa, energía que guardo para más adelante.
Durante todo el recorrido voy disfrutando de lo que me rodea: la gente que te anima, las bandas de música, algunos espontáneos desde los balcones. ¡¡Qué ambiente!! Y qué lujo correr por una ciudad como Berlín. Una maravilla. Y como quien no quiere la cosa, me planto en mitad de carrera. Revisión de daños: Isquios: bien. Cuádriceps: bien. Gemelos bien. Pies: chorreando. Corazón: 150 ppm. Moral: Fuera de control, por las nubes. Esto va bien.
Siguiendo los sabios consejos de Juan Carlos y Depa (nunca os lo agradeceré bastante), del km 20 al 30 sigo aguantando las ganas de tirar, iba a entrar en terreno desconocido (mi tirada más larga había sido de 28 km) y no quería sorpresas. Ahora parece que llueve menos, me tomo mi último “Power Gel”, bebo agua en el avituallamiento del 30 y decido apretar. Las piernas ya van cargadas pero todo parece normal, lo que me va animando cada vez más.
A la altura del km 40 estaba situado nuestro “club de fans” gritando y animando como locas. Menudo subidón. Aprieto un poco más y encaro los últimos 2 kms oliendo ya a meta. No puedo expresar con palabras lo que se siente al pasar por la Puerta de Brandemburgo con tanta gente animando, viendo el cartel del km 42 y un poco más allá, unos 195 metros para ser exactos, la llegada. Indescriptible. 
 
Todo ha salido fenomenal. He conseguido terminar, además lo he hecho dentro del objetivo que me había marcado, sin muro, disfrutando muchísimo (casi me da cargo de conciencia) y pensando ya cual va a ser mi siguiente maratón. ¡¡Qué más se puede pedir!!
Todavía no tengo muchas fotos, pero aquí os dejo a un runner feliz y un antes y después de las cervezas que sufrieron la celebración. 
Gracias a todos por vuestro apoyo.

1 comentario:

  1. ¡Qué grande! Sin muro, eso es normal tratándose de Berlin... (malísimo el chiste). Es un gran maratón y según he ido leyendo me he ido acordando de cuando yo corrí allí y te aseguro que los últimos 10 kilómetros los hice en mucho peores condiciones que tú. Yo sí que vi el muro.
    Me alegro mucho de que todo haya salido bien. Eres un crack.
    Un abrazo y ya nos vemos pronto.
    Ahora, descansa, nada de volver a correr hasta dentro de unos días.

    ResponderEliminar