lunes, 31 de enero de 2011

XVI Media Maratón Isla de la Cartuja - "Peri"

El Sargento Depa me había dado instrucciones para que esta carrera no fuera solamente un entreno, tenía que salir a competir, así que tuve que llevarme el chip de las competiciones. Mi objetivo más realista era hacer la carrera a 4:45 de media para hacer 1:40, mi plan B era hacerla a 4:50, bajaría mi marca de 1:45, podría conformarme y mi sueño bajar de 1:38, el límite que ponen en Behobia para pasar de dorsal azul a rojo.
El día amaneció soleado pero sin calor, cielo azul, Sevilla, qué más se podía pedir, por ese lado no iba a encontrar excusas para no cumplir. Durante los primeros kms mantuvimos (Luis y yo) el ritmo previsto de 4:45-4:50, pero a partir del km 5, una vez que ya se han calentado los músculos, apretamos un poco y en el km 8 le comenté que hoy podía ser el día, me encontraba bastante bien e íbamos mejor de lo previsto así que apretamos un poco más. 
Según íbamos avanzando, iba haciendo cuentas y salían, salían!!. Otro apretón. Decidimos mantenernos así hasta el km 18 y a partir de ahí, que cada uno lo diera todo. Llegados a ese punto, Luis pegó un acelerón que no pude seguir, pero aún así pude subir el ritmo un poco más.
Si algo no voy a olvidar de esta carrera es la emoción de entrar en el Estadio de la Cartuja por el mismo túnel de las maratones, salir a la pista, dar prácticamente una vuelta y afrontar la recta de los 100m viendo en el reloj oficial que lo iba a conseguir. Resultado: el último km a 4:20 de media y un tiempo de 1:37:41 (en mi reloj 1:37:22). Soy rojo.

5 comentarios:

  1. corre peri corre, mi mama decia que la vida es como una caja de bomboonnes......

    ResponderEliminar
  2. ese peri!!!si señor de menos a mas !!!esto marcha chicos!!!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Peri!Grande tío grande...
    ¡Y encima sale saludando en las fotos!

    ResponderEliminar
  4. ENHORABUENA chico rojo, ya sabíamos lo bien que lo ibas a hacer en tu ciudad, ánimo que Rotterdam está ya a la vuelta.

    ResponderEliminar